En la Categoría | AEESME

SENTIDO DE COHERENCIA Y SALUD PERCIBIDA EN ALUMNOS UNIVERSITARIOS DE CIENCIAS DE LA SALUD

Posted on 19 junio 2014 by admin

Mª ELENA FERNÁNDEZ MARTÍNEZ, LUIS MAYO CHAMORRO, Mª ÁNGELES GARCÍA MATA, CRISTINA LIÉBANA PRESA, DANIEL FERNÁNDEZ GARCÍA, ANA Mª VÁQUEZ CASARES.

 

INTRODUCCIÓN

El Sentido de Coherencia (SOC) formulado por Antonovsky[1] pretende medir una orientación global de personalidad que facilita la solución de problemas de forma adaptativa cuando la gente se encuentra ante situaciones estresantes.

Representa la capacidad que tiene la persona para percibir el significado del mundo que le rodea, así como para advertir la correspondencia entre sus acciones y los efectos que éstas tienen sobre su entorno. Fue concebido por Antonovsky para explicar por qué algunas personas permanecían saludables cuando se enfrentaban a situaciones estresantes y otras caían enfermas.

Antonovsky engloba el Sentido de Coherencia dentro de su modelo salutogénico1 en el que toma una visión dinámica del bienestar humano y se centra en explorar el origen de la salud en vez de explicar las causas de la enfermedad. Es un enfoque centrado en el desarrollo positivo de la salud, en la promoción de la salud.

De este modo lo importante no es conocer qué factores conducen al individuo a la enfermedad, sino aquello que impulsa al organismo hacia el lado positivo del continuo. El autor responde a esta cuestión proponiendo el concepto de sentido de coherencia, concepto central de su teoría salutogénica.

Según Antonovsky el sentido de coherencia  es una forma de ver el mundo y a nosotros dentro de él, una tendencia disposicional relativamente estable que conduce a evaluar las circunstancias de la vida como significativas, predecibles y manejables.

Posteriormente1 lo definió como: “Una orientación global que expresa el grado en el uno tiene un sentimiento de confianza generalizado y estable, aunque dinámico, de que (1) los estímulos derivados de los medios interno y externo en el curso de la vida son comprensibles, estructurados, predecibles y explicables; (2) los recursos son manejables y están disponibles con respecto a las demandas que el individuo se va a encontrar derivadas de esos estímulos; y (3) esas demandas son retos, con significado, dignas de inversión y compromiso”.

Por lo tanto este constructo multidimensional[2] cuenta con tres variables relacionadas teórica y empíricamente1, [3], [4], [5]:

-   Comprensibilidad. Se refiere al grado en el cual los individuos tienen un sentido cognitivo de los estímulos con los que se encuentran en el presente y en el futuro. Es considerado como el componente cognitivo del constructo. Se refiere a la habilidad de establecer conexiones lógicas y ordenadas en lo que sucede en el ambiente y en creer que la vida es predecible. Los individuos con una elevada comprensibilidad perciben los estímulos a los que se enfrentan dotándolos de un marco cognitivo y considerando la información como ordenada, consistente, estable, predecible, estructurada y clara en vez de caótica, desordenada, azarosa, accidental o impredecibles. Se refiere a la sensación de que es posible comprender lo que sucede. Aumenta las expectativas y la capacidad de una persona para asimilar y modificar experiencias y sucesos. También se refiere a la habilidad de entender a otras personas y de controlar los propios pensamientos y emociones.  Permite una gestión adecuada de las relaciones con el entorno social e interpersonal. Este componente capacita al sujeto para conductas adaptativas y realistas a los más diversos acontecimientos y una actitud flexible a los cambios futuros.

-   Manejabilidad. Es el grado en que los individuos entienden que los recursos adecuados para hacer frente a las demandas del medio se encuentran a su disposición. Tales recursos pueden estar bajo su propio control o bajo el de otros. Esta dimensión es el componente instrumental, comportamental o conductual del constructo. La persona tiene el sentimiento de poder afrontar los retos de la vida. Está relacionado con la autoeficacia y la competencia, pero se diferencia de ellos en que esta dimensión del SOC se refiere a que los recursos están a disposición de la persona y no que uno controla los recursos requeridos[6]. Es un sentimiento de carácter cognitivo-emocional. Incluye una visión positiva de la vida en general.

-   Significatividad. Se refiere al valor que el sujeto otorga a lo que acontece, independientemente de la forma en la que ocurra. Alude al deseo y voluntad de la persona, a las emociones, a los valores ante un suceso. Es la experiencia de que la vida vale la pena, de que los retos se merecen los esfuerzos, de que son significativos y dignos de nuestro compromiso. La persona está feliz con la vida y considera que tiene un significado y un propósito. Una elevada significatividad es síntoma de una visión comprometida con ciertas áreas de la vida para las cuales merece la pena emplear tiempo y esfuerzo, de forma que las demandas a las que se enfrenta la persona son consideradas como retos dignos de invertir energía. Tiene un carácter fundamentalmente emocional y es considerada la dimensión motivacional.

Según Antonovsky el SOC es un constructo que permanece estable especialmente después de los 30 años1, 4, [7].

El estadio de la  juventud y los años de estudiante son, en particular, un periodo significativo para el desarrollo del SOC2.

La salud de una persona está determinada por una gran número de factores, el actualmente conocido como modelo biopsicosocial de la salud nos refleja que lo que determina las influencias en la salud de una persona es la interrelación entre aspectos biológicos, psicológicos y sociales[8].

En gran cantidad de trabajos se muestra el valor de SOC como variable mediadora en los procesos de salud.

El sentido de coherencia ha sido relacionado con bajos niveles de depresión, ansiedad, estrés y síntomas físicos[9], [10], [11], [12], [13], [14], [15], [16], [17], [18], [19], [20], [21], [22], [23], [24] y con el incremento en el bienestar psicológico y físico, la calidad de vida y la capacidad funcional21, [25], [26], [27], [28], [29], [30], [31], [32], [33].

Jorgensen[34] indica en su estudio que el SOC actúa como un factor protector en la relación entre la valoración de los sucesos negativos de la vida y la frecuencia de quejas físicas en jóvenes universitarios. Los estudiantes con un nivel elevado de SOC experimentan menos síntomas físicos y no muestran una conexión entre el disconfort de los síntomas físicos y la valoración negativa de los acontecimientos de la vida, así como también tienen una visión más optimista del futuro.

OBJETIVOS

Comprobar la fiabilidad del instrumento de medida del sentido de coherencia en alumnos universitarios de ciencias de la salud.

Hallar la relación del sentido de coherencia con la salud psicológica en alumnos universitarios de ciencias de la salud.

MATERIAL Y MÉTODO

DESCRIPCIÓN DE LA MUESTRA

En la realización de este estudio participaron 297 estudiantes de la Escuela Universitaria de Ciencias de la Salud del Campus de Ponferrada de la Universidad de León. La participación fue voluntaria y, posteriormente a la cumplimentación de los cuestionarios, se informó del estudio a todos los participantes.

De los 297 participantes, 261 cumplimentaron correctamente todos los cuestionarios (87,9%), 208 (79,7%) mujeres y 53 hombres (20,3%).

La edad oscila de 18 años de mínima a 47 años de máxima, siendo la media 21,49 años, la mediana y la moda 20 años y una desviación típica de 4,074.

INSTRUMENTOS DE MEDIDA

Para describir la muestra se utilizó un cuestionario de recogida de datos personales en el que se incluían las variables de fecha de cumplimentación, sexo y edad.

Los instrumentos utilizados en este estudio fueron el Cuestionario de Sentido de Coherencia (SOC-13) y el Cuestionario de Salud General de Goldberg (GHQ-28).

El constructo de sentido de coherencia se mide con el Cuestionario de Orientación hacia la Vida (OLQ) de Antonovsky. El Cuestionario SOC-135 consta de 13 ítems que se responden en una escala tipo Likert con siete puntuaciones que van desde siempre (1) a nunca (7). En este cuestionario se recogen cuatro ítems sobre significatividad, cinco sobre comprensibilidad y cuatro sobre manejabilidad.

Se ha utilizado en este estudio la adaptación realizada por Manga en el año 2006.

La fiabilidad interna, medida con el alpha de Cronbach[35], se encuentra entre 0,70 y 0,922, 5, 24, [36].

El cuestionario de salud general (General Health Questionnaire, GHQ) fue diseñado para ser utilizado como un test de screening autoadministrado, destinado a detectar trastornos psíquicos entre los encuestados en un ámbito comunitario y en medios clínicos no psiquiátricos, tal como la atención primaria o los pacientes medicoquirúrgicos ambulatorios. Su propósito fue detectar aquellas formas de trastorno psíquico que pudieran tener relevancia en la práctica médica y, por tanto, se centra en los componentes psicológicos de una mala salud.

El GHQ en escalas o GHQ-28[37] se deriva del análisis factorial y consiste en 4 subescalas para síntomas somáticos, ansiedad e insomnio, disfunción social y depresión grave. Cada subescala consta de 7 ítems que se puntúan de 0 a 3 puntos, puntuaciones altas indican más problemas de salud. La puntuación de cada escala puede alcanzar un máximo de 21 puntos. El GQH-28 se puede utilizar de forma global para cuantificar la salud psicológica de los individuos.

PROCEDIMIENTO

La recogida de datos se realizó durante los meses de marzo y abril de 2007, en el contexto del aula, durante las prácticas en sala de demostración de distintas asignaturas de las diplomaturas de Enfermería y Fisioterapia de la Escuela Universitaria de Ciencias de la Salud de la Universidad de León en el Campus de Ponferrada, donde los grupos no superaban los 25 alumnos.

Tras asegurar a todos los individuos participantes el anonimato se les distribuye, en presencia siempre de la investigadora, los instrumentos de medida para que los cumplimenten de forma individual.

El porcentaje de participación de los estudiantes que asisten a las prácticas es del 100%. Se rechazan un 12,1% del total de los sujetos por no estar todos los cuestionarios cumplimentados correctamente.

MÉTODO Y ANÁLISIS ESTADÍSTICOS

La metodología empleada en este estudio es una modalidad de investigación cuantitativa sin intervención, no experimental. Según León y Montero[38], lo encuadraríamos dentro de los métodos descriptivos, y la variedad del método, en cuanto a la variable tiempo, es transversal. El diseño correlacional utilizado nos da a conocer las relaciones que se establecen entre las variables incluidas en el estudio, la relación medida es una afirmación sobre el grado de asociación entre las variables de interés.

La base de datos y los análisis estadísticos se han realizado mediante el programa informático SPSS 14.0 (Statistical Package for the Social Sciences).

Las técnicas de análisis de datos utilizadas son los estadísticos descriptivos (frecuencias, porcentajes, tendencia central, dispersión) y el coeficiente de correlación de Pearson.

RESULTADOS

 La fiabilidad del cuestionario SOC-13 en esta muestra, calculada con el Alfa de Cronbach, es de 0,803. La correlación media entre ítems es de 0,235, valor que está dentro del intervalo óptimo que para este tipo de escalas proponen Briggs y Check[39], entre 0,20 y 0,40.

 

La media obtenida por los hombres en el cuestionario SOC-13 fue de 63,72 y la desviación típica de 9,865.

 

 

N

Mínimo

Máximo

Media

Desv. típ.

Puntuación global del SOC 13

53

38

83

63,72

9,865

 

Para las mujeres la media en la medida global del sentido de coherencia fue de 62,19 y la desviación típica 10,731.

 

 

N

Mínimo

Máximo

Media

Desv. típ.

Puntuación global del SOC 13

208

32

89

62,19

10,731

 

La puntuación media obtenida en el GHQ-28 fue de 24,02 y la desviación típica fue de 12,593.

 

 

N

Mínimo

Máximo

Media

Desv. típ.

Salud General

261

5

63

24,02

12,593

 

La salud psicológica está relacionada con el sentido de coherencia, siendo, a un nivel de significación de 0,001, el valor del coeficiente de correlación de Pearson r = -0,530. Esto nos da a entender que a mayor nivel de sentido de coherencia menor puntuación en el cuestionario de salud de Goldberg, lo cual significa mejor estado de bienestar psicológico.

 

   

Puntuación global del SOC 13

Salud General Goldberg

Puntuación global del SOC 13

Correlación de Pearson

1

-,530(**)

Sig. (bilateral)

,001

N

261

261

Salud General Goldberg

Correlación de Pearson

-,530(**)

1

Sig. (bilateral)

,001

N

261

261

**  La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral).

 

 

DISCUSIÓN

 

En este estudio se ha utilizado el cuestionario de 13 ítems (SOC-13), que ha demostrado, en la bibliografía relacionada con el tema, unas buenas propiedades psicométricas con un coeficiente alfa de Cronbach entre 0,70 y 0,92. En el presente estudio se corrobora este punto obteniéndose un resultado de 0,803.

 

Los valores de referencia de la escala de medida del SOC-135 de 1 a 7 puntos son los siguientes: puntuaciones de 1,00 a 2,33 corresponderían a un nivel bajo de SOC, 2,34-4,66 sería niveles moderados de sentido de coherencia y un SOC fuerte correspondería a los valores comprendidos entre 4,67-7,00. Podemos decir que el nivel de SOC en la población a estudio es fuerte (4,9 para los hombres y 4,78 para mujeres), estas puntuaciones son semejantes a las obtenidas por Kuuppelomäki y Utriainen[40]. Los niveles medios obtenidos en el presente estudio en cuanto al sentido de coherencia (para hombres M = 63,72 y SD = 9,865 y para mujeres M = 62,19 y SD = 10,731) son ligeramente superiores a los que se muestran en el estudio de Pallant y Lae del año 2002, tanto para hombres (M = 61,37, SD = 11,23) como para mujeres (M = 60,4, SD = 12,05), a pesar que la edad es superior en su muestra (M = 37, SD = 13) que en la del presente estudio (M = 21,49, SD = 4,074). Sin embargo, son ligeramente inferiores a los encontrados por Antonovsky5 para una muestra de similares características (M = 66,5 y SD = 10). Por lo que podríamos, decir que los valores en este constructo, se asemejan a los encontrados en poblaciones similares y se corresponden con niveles altos de SOC.

 

En cuanto a la variable salud psicológica, vemos como la muestra objeto de estudio tiene unos peores niveles de bienestar ya que su media es más elevada (M = 24,02, SD = 12,593) que la de otros grupos similares como el estudiado por Ramos[41] (M = 19,71, SD = 9,32).

 

La orientación salutogénica nos hace adoptar el punto de vista del mantenimiento del bienestar físico y psicosocial. Son muchos los trabajos citados que nos indican que las personas con niveles altos de sentido de coherencia poseen también niveles altos de salud y bienestar tanto físico como psicológico y de buen funcionamiento social20, 21, 24, 29, 31, [42], [43], [44].

 

Los resultados de este estudio van en este mismo sentido, observándose que existe una relación entre el sentido de coherencia y la salud psicológica (r = -0,53), resultado similar al obtenido por Pallat y Lae21 (r = -0,51).

 

CONCLUSIONES

 

El instrumento de medida elegido en este estudio para medir el constructo de sentido de coherencia en estudiantes universitarios de ciencias de la salud, el SOC-13, posee unas propiedades psicométricas buenas, ya que su consistencia interna es elevada, alfa de Cronbach de 0,803 para 13 ítems. Además presenta una correlación media entre ítems dentro del intervalo considerado óptimo para este tipo de escalas.

 

A la luz de los resultados obtenidos en este trabajo de investigación podemos decir que existe una relación entre el sentido de coherencia y la salud psicológica (r = -0,53). Cuanto mayor sea el nivel de sentido de coherencia de los estudiantes universitarios, mejor será su salud. Esto nos lleva a pensar que el sentido de coherencia puede ser un constructo útil para predecir la salud psicológica de las personas, pero, debido a la naturaleza correlacional de este estudio, no es posible identificar la dirección de la causalidad de esta relación. Es necesario también explorar la relación del mismo con las estrategias de afrontamiento académico en poblaciones que están experimentando estrés relacionado con cuestiones académicas.

 

Los estudiantes universitarios podrían ser orientados en cómo fortalecer su SOC para mejorar su salud. Por lo que sería conveniente diseñar y poner en marcha estrategias para aumentar el nivel de este constructo en los individuos.

 

BIBLIOGRAFÍA



[1] Antonovsky A. Unravelling the mystery of health: How people manage stress and stay well. San Francisco. Jossey-Bass, 1987.

 

[2] Eriksson M., Lindström B. Validity of Antonovsky´s sense of coherence scale: a systematic review. Journal of Epidemiology and Community Health 59:460-466, 2005.

 

[3] Antonovsky A. Health, stress and coping. New perspectives on mental and physical well-being. San Francisco. Jossey-Bass, 1979.

 

[4] Antonovsky A. The structural sources of salutogenic strengths. En: C.L. Cooper, R. Payne (Eds.). Personality and stress: Individual differences in the stress process. 67-104, 1991.

 

[5] Antonovsky A. The structure and properties of the sense of coherence scale. Social Science and Medicine 6:725-733, 1993

 

[6] Antonovsky A. Complexity, conflict, chaos, coherence, coercion and civility. Social Science and Medicine 8:969-981, 1993.

 

[7] Torsheim T., Aaroe L.E., Wold B. Sense of coherence and school-related stress as predictors of subjective health complaints in early adolescence: Interactive, indirect or direct relationships? Social Science and Medicine 53(5):603–614, 2001.

 

[8] Sarafino E.P. Health Psychology – Biopsychosocial Interactions, 3rd edn. New York. Wiley & Sons, 1998.

 

[9] Berstein J., Carmel S. Trait anxiety and the sense of coherence. Psychological Reports 60:1000, 1987.

 

[10] Berstein J., Carmel S. Gender differences over time in medical school stressors, anxiety and the sense of coherence. Sex Roles 24:335–344, 1991.

 

[11] Bowman B.J. Cross-cultural validation of Antonovsky’s sense of coherence scale. Journal of Clinical Psychology 52:547–549, 1996.

 

[12] Carmel S., Berstein J. Trait-anxiety and sense of coherence: A longitudinal study. Psychological Reports 65:221–222, 1989.

 

[13] Flannery R.B., Flannery G.J. Sense of coherence, life stress and psychological distress: a prospective methodological inquiry. Journal of Clinical Psychology 46:415-420, 1990.

 

[14] Flannery R.B.Jr., Perry C., Penk W.E., Flannery G.J. Validating Antonovsky’s Sense of Coherence Scale. Journal of Clinical Psychology 50:575–577, 1994.

 

[15] Frommberger U., Stieglitz R.D., Straub S., Nyberg E., Schlickewei W., Kuner E., Berger M. The concept of ‘‘sense of coherence’’ and the development of posttraumatic stress disorder in traffic accident victims. Journal of Psychosomatic Research 46:343–348, 1999.

 

[16] Geyer S. Some conceptual considerations on the sense of coherence. Social Science and Medicine 44:1771–1779, 1997.

 

[17] Gilbar O. Relatioship between burnout and sense of coherence in health social workers. Social Work in Health Care 26:39-49, 1998.

 

[18] Karlsson I., Berglin E., Larsson P. Sense of coherence: quality of life before and after coronary artery bypass surgery – a longitudinal study. Journal of Advanced Nursing 31(6):1383-1392, 2000.

 

[19] McSherry W.C., Holm J.E. Sense of coherence: Its effects on psychological and physiological processes prior to, during, and after a stressful situation. Journal of Clinical Psychology 50:476–487, 1994.

 

[20] Moreno-Jiménez B., Alonso M., Álvarez E. Sentido de Coherencia, Personalidad Resistente, autoestima y salud. Revista de Psicología de la Salud 9:115-138, 1997.

 

[21] Pallant J.F., Lae L. Sense of coherente, well-being, coping and personality factors: further evaluation of the sense of coherence scale. Personality and Individual Differences 33:39-48, 2002.

 

[22] Rennemark M., Hagberg B. What makes old people perceive symptoms of illness? The impact of psychological and social factors. Aging and Mental Health 3:79–87, 1999.

 

[23] Schnyder U., Buechi S., Sensky T., Klaghofer R. Antonovsky’s Sense of coherence: Trait or state?. Psychotherapy and Psychosomatics 69:296–302, 2000.

 

[24] von Bothmer M.I.K., Fridlund B. Self-rated health among university students in relation to sense of coherence and other personality traits. Scandinavian Journal of Caring Sciences 17:347-357, 2003.

 

[25] Carmel S., Anson O., Levenson A., Bonneh D.Y., Mahoz B. Life events, sense of coherence and health: gender differences on the kibbutz. Social Science and Medicine 32:1089-1096, 1991.

 

[26] Cohen O., Dekel R. Sense of coherence, ways of coping, and well being of married and divorced mothers. Contemporary Family Therapy: An International Journal 22:467–486, 2000.

 

[27] Feldt T., Kokko K., Kinnunen U., Pulkkinen L. The role of family background, school success, and career orientation in the development of sense of coherence. European Psychologist 10:298–308, 2005.

 

[28] Karlsson I., Berglin E., Larsson P. Sense of coherence: quality of life before and after coronary artery bypass surgery – a longitudinal study. Journal of Advanced Nursing 3(6):1383-1392, 2000.

 

[29] Kivimäki M., Feldt T., Vahtera J., Nurmi J.E. Sense of coherence and health: Evidence from two crosslagged longitudinal samples. Social Science and Medicine 50:583–597, 2000.

 

[30] Lustig D.C., Rosenthal D.A., Strauser D.R., Haynes K. The relationship between sense of coherence and adjustment in persons with disabilities. Rehabilitation Counseling Bulletin 43:134–141, 2000.

 

[31] Reid S., Aunola K., Feldt T., Leinonen R., Ruoppila I. The relationship between generalized resistance resources, sense of coherence and health among Finnish people aged 65–69. European Psychologist 10:244–253, 2005.

 

[32] Ryland E., Greenfeld S. Work stress and well-being: an investigation of Antonovsky´s Sense of Coherence Model. En: P.L. Perrewé (ed.) Handbook of job stress (special issue). Journal of Social Behavior and Personality 6:39-54, 1991.

 

[33] Smits C.H.M., Deeg D.J.H., Bosscher R.J. Well-being and control in older persons: The prediction of well-being from control measures. The International Journal of Aging and Human Development 40:237–251, 1995.

 

[34] Jorgensen R.S., Frankowski J.J., Carey M.P. Sense of coherente, negative life events and appraisal of physical health among university students. Personality and Individual Differences 27:1079-1089, 1999.

 

[35] Cronbach L.J. Coefficient alpha and the internal structure of test. Psychometrika 16:297-334. 1951.

 

[36] Jellesma F.C., Rieffe C., Terwogt M.M., Kneepkens C.M.F. Somatic complaints and health care use in children: mood, emotion awareness and sense of coherence. Social Science and Medicine 63:2640-2648, 2006.

 

[37] Goldberg D., Williams P. Cuestionario de salud general. GHQ. Barcelona. Masson, 1996.

 

[38] León O.G., Montero I. Diseño de investigaciones. Madrid. McGraw-Hill, 1997.

 

[39] Briggs S.R., Cheek J.M. The role of factor analysis in the development and evaluation of personality scales. Journal of Personality 54:106-148, 1986.

 

[40] Kuuppelomäki M., Utriainen P. A 3 year follow-up study of health care students´ sense of coherence and related smoking, drinking and physical exercise factors. International Journal of Nursing Studies 40:383-388, 2003.

 

[41] Ramos F., Manga D., Morán C. Escala de Cansancio Emocional (ECE) para estudiantes universitarios: propiedades psicométricas y asociación con medidas de personalidad y de salud psicológica. Interpsiquis, 2005.

 

[42] Carmel S., Anson O., Levenson A., Bonneh D.Y., Mahoz B. Life events, sense of coherence and health: gender differences on the kibbutz. Social Science and Medicine 32:1089-1096, 1991.

 

[43] Feldt T., Leskinen E., Kinnunen U., Mauno S. Longitudinal factor analysis models in the assessment of the stability of sense of coherence. Personality and Individual Differences 28:239–257, 2000.

 

[44] Torsheim T., Aaroe L.E., Wold B. Sense of coherence and school-related stress as predictors of subjective health complaints in early adolescence: Interactive, indirect or direct relationships? Social Science and Medicine 53(5):603–614, 2001.

 

Deja un comentario